CÁMARA EN MOVIMIENTO - DOLLYING

HACIA atrás, en alejamiento

 

Larga jornada hacia la noche

En uno de los últimos planos de Larga jornada hacia la noche (1962) de Sidney Lumet, la cámara comienza a alejarse desde un primer plano de la mesa del cuarto de estar por la noche, en torno a la cual se encuentra toda la familia. La madre, adicta sin remisión a la morfina no cesa de hablar de vagos recuerdos y experiencias de niña en un convento, dirigiéndose a sí misma más que al entorno sin darse cuenta de la desesperada situación familiar. Mientras habla, la cámara no cesa de retroceder lenta y elevarse muy ligeramente al hacerlo, hasta alcanzar una posición muy alejada; al final de este largo y lento movimiento de grúa o dolly, el área débilmente iluminada en torno a la mesa ocupa una décima parte de la pantalla; todo el resto circundante es cerrada oscuridad con apenas esporádicos y pequeños cuadros de luz. El plano, así filmado, sugiere multitud de significados, todos ellos teniendo que ver con el título. La “jornada” es un ‘viaje’ al oscuro pasado, no sólo para la madre sino también para el resto de la familia. Para la madre el ‘viaje’ es hacia una “noche” de aislamiento y pérdida de conciencia a causa de la adicción y para el resto de la familia, un 'viaje hacia la noche' en la que les ha hundido la madre. El retroceso de la cámara y la oscuridad circundante y creciente expresan ese oscuro devenir al que se van viendo avocadas sus vidas.