CÁMARA EN MOVIMIENTO - ANGULACIÓN VISUAL

inclinada, oblicua

 

El conformista

En El conformista (1970) de Bernardo Bertolucci, tenemos varios planos inclinados seguidos en los que la imagen está ladeada a izquierda o derecha. El uso de esta técnica puede expresar efectos narrativos distintos.

En El conformista estas inclinaciones ocasionan un contraste con el lugar residencial de clase media alta como si en éste no fuese todo tan normal como aparenta en la vida diaria, y en el que hay algo anormal o desquiciado en curso. De hecho el personaje residente a pié es seguido y cuando descubre quién le sigue y por qué, el ángulo de la imagen se endereza y vuelve a la verticalidad como si con ello se quisiese expresar que algo que está torcido toma apariencia de nuevo de normalidad.

Breve encuentro

Hacia el final de Breve encuentro (1945) de David Lean, la infeliz protagonista intenta suicidarse. Sentada a la mesa del bar de la estación, el encuadre empieza a inclinarse hacia la izquierda y se oye el chirriante pitido del Expreso que se acerca a la estación a toda velocidad. Ella se levante y corre con esa misma inclinación hacia fuera. El encuadre, el ruido y montaje de unos planos cortos expresan su enloquecido arrebato. Sus ojos quedan fijos en la vía justo en el momento en que el tren irrumpe veloz y azota su cabello violentamente, y su rostro es cacheteado por los destellos de las luces de las ventanillas. El ángulo de inclinación vuelve entonces a la vertical como si ella recuperase su control vital.